img
  2021-02-18

Encontraron fósiles de animales prehistóricos en Junín

La pronunciada bajante del río Salado dejó al descubierto restos de gliptodontes y de otros animales que habitaron la llanura pampeana hace más de 10 mil años. Piden a los pobladores que, en caso de nuevos hallazgos, avisen a las autoridades.


Decenas de restos fósiles de gliptodontes y otros animales prehistóricos fueron hallados en las afueras de la ciudad bonaerense de Junín, luego de una bajante en el nivel del río Salado. Entre otros, se encontraron restos pertenecientes a los antepasados del elefante y el caballo, que habitaron la llanura pampeana hace más de 10 mil años.

"Las aguas del río Salado bajaron más de lo normal como producto de la sequía y eso trajo aparejada una gran cantidad de descubrimientos y rescates de diversos restos fósiles de animales que habitaron la región hace más de 10.000 años", precisó a Télam el coordinador del Museo Municipal Paleontológico (Mumpa), José María Marchetto.

Entre otros elementos, según destacó Marchetto, "se rescataron piezas de macrauchenia, un animal que en su morfología era muy similar a la llama, pero más grande y más pesado, ya que alcanzó los 1.000 kilogramos, con una trompa corta, similar a la del tapir y tres dedos por pata".

"También, se hallaron piezas de stegomastodon, un animal emparentado con el elefante actual, muy similar al mismo en tamaño, que poseía un peso aproximado de 7.500 kilos y cuyas defensas eran más rectas que las del elefante actual", precisó.

También informó que "se encontraron restos de toxodón, parecido al hipopótamo. Este animal llegó a pesar más de 1.000 kilos, y su principal característica es que los dientes de su maxilar estaban arqueados". También había restos de perezosos gigantes, como el megaterio, y fósiles de gliptodontes, animales emparentados con las actuales mulitas y armadillos.

No es la primera vez que una bajante del río permite hallar restos de este tipo. En 2018, meses después de una fuerte inundación, aparecieron restos de maxilares, colmillos, fémures, cráneos y una gran cantidad de restos de la megafauna que habitó allí, arrastrados por la corriente.

Los especialistas pidieron a los pobladores que no extraigan los restos que quedan expuestos, ya que se trata de un yacimiento paleontológico, y que den aviso a las autoridades del Museo en caso de posibles nuevos hallazgos, para que su rescate quede a cargo de personal idóneo y se eviten daños irreparables.

"Los fósiles no tienen valor económico, no son de nadie y son de todos. O sea, son patrimonio de la Nación, por lo que deben estar en un museo para que todo el mundo pueda verlos y estudiarlos", explicó Marchetto.

Fuente: Télam

Compartir
Comentarios