img
  2021-04-07

Una carta probaría la inocencia del acusado de un crimen cometido en 1990

El homicidio de Ann Heron, ocurrido en Inglaterra, continúa sin resolverse. Su marido, Peter Heron, fue llevado a juicio, pero no se encontró evidencia en su contra. El verdadero asesino envió escritos con burlas a la familia.


Peter Heron tiene 86 años, está viejo y su salud muy frágil. Sólo le queda un deseo en su vida: dejar de ser acusado por el homicidio de su esposa: Ann Heron tenía 44 años cuando le cortaron la garganta mientras tomaba sol en el jardín de su casa en la ciudad de Darlington, Inglaterra, en el día más caluroso de 1990.

Pero ahora, The Sun reveló nueva evidencia sobre el hombre que sería el verdadero asesino de la mujer. Según la investigación, el culpable sería un estafador fugitivo llamado Michael Benson, que al momento del crimen estaba prófugo después de escapar de la cárcel, donde estaba cumpliendo una condena por intento de asesinato.

La nuevas pistas son cartas. Alguien que decía ser "El Asesino" envió cartas enfermas y burlonas a la policía, la familia de Ann y un periódico local. Esos escritos fueron entragadas a la ex esposa de Benson y sostuvo: "Cien por ciento es la letra de Michael".

Ruth Bennett, quien se casó con Benson en 1989 sin saber que se había fugado de la cárcel, dijo: “Lo reconocería en cualquier lugar y juraría por la Biblia que lo escribió. Estoy convencido de que es un asesino ".

El autor de la carta se jactaba de lo mucho que había disfrutado matando a Ann y de cómo él, "amaba lastimar a la gente, física y mentalmente".

En 2016, más de un cuarto de siglo después del asesinato de Ann, la criminóloga Jen Jarvie comenzó a reexaminar el brutal asesinato en nombre de la familia de la víctima. Cuando tomó el caso, por el cual no quería pago, pero le advirtió a Peter: "Si descubro que lo has hecho, no dudaré en acusarte".

Cinco años después, está convencida de que Peter es inocente y que la policía se "fijó injustamente" en el marido de Ann como único sospechoso.

La pesadilla de Peter comenzó el 3 de agosto de 1990, cuando llegó a casa después del trabajo y encontró el cuerpo semidesnudo de Ann boca abajo en su sala de estar.

Peter Heron busca limpiar su nombre

El crimen de Ann Heron
A la mujer le cortaron la garganta repetidamente después de haber estado en su jardín tomando el sol y la dejaron muriendo en un gran charco de sangre mientras el asesino escapara. Además, le habían quitado la parte de abajo de la bikini.

El perro collie de la familia había dormido durante el ataque, lo que llevó a los detectives a asumir que Ann, una ex trabajadora de un hogar de ancianos, conocía a su asesino.

Peter, gerente de operaciones de una empresa de transporte, se convirtió rápidamente en el principal sospechoso, a pesar de tener una coartada "firme". Sus colegas confirmaron que estaba en el trabajo a casi dos kilómetros de distancia de la casa familiar en el momento en que atacaban a su esposa.

Los testigos informaron haber visto a un hombre bronceado en un automóvil Ford azul cerca de la gran casa de los Herons en el lujoso pueblo de Middleton St George, en las afueras de Darlington, Co Durham, esa tarde cuando la temperatura alcanzó los 36 grados.

Un par de minutos después de las cinco de la tarde, la hora en que los investigadores calcularon que Ann murió, un Ford azul salió gritando del camino de grava, casi chocando con una camioneta que pasaba y huyó a gran velocidad.

El conductor de la camioneta se vio obligado a desviarse de la carretera y, por el susto, ni él ni su pasajero llegaron a ver la patente.

El Ford, conducido por un hombre de cabello oscuro que parecía de unos 30 años, casi 20 años más joven que Peter Heron, que tenía alrededor de 50 años, viró imprudentemente por dos carriles de la A67, evitando por poco un taxi.

A pesar de que la policía localizó a los propietarios de 3.500 Ford azules, el automóvil nunca fue encontrado.

En los días inmediatamente posteriores al asesinato, la sospecha comenzó a arremolinarse en torno a Peter después de que la policía descubrió que durante diez meses había estado engañando a Ann con una camarera casada de 32 años en su club de golf.

Peter dice: “He soportado tres décadas de susurros. Mucha gente por aquí pensó que había matado a mi esposa, pero nadie fue lo suficientemente valiente como para decírmelo a la cara. Soy inocente y rezo para que antes de morir se pueda probar que no soy un asesino ".



Hasta 2005, la masacre de Ann era el único caso de asesinato sin resolver en los registros de la policía local.

Entonces, los detectives de casos abiertos volvieron a examinar la evidencia, utilizando nuevas técnicas de ADN, y acusaron a Peter de asesinar a su esposa. Pero el caso en su contra se derrumbó antes del juicio debido a la falta de pruebas. Sin embargo, el olor a sospecha se negó a desaparecer.

El ahora apuntado como el principal sospechoso no podrá ser juzgado. Aunque lo registro no son claros, hay una certeza: Benson murió, a los 60 años, por causas naturales el día de Año Nuevo de 2011 en su casa en Pudsey, West Yorks.

Por su parte, un vocero de la policía de Durham dijo: “Si bien no hay una investigación actual sobre el asesinato de Ann Heron, el caso nunca se cerrará".

"Cualquier nueva información que salga a la luz será considerada en su totalidad y se tomarán las medidas necesarias", agregó.

Se espera que los abogados de la familia Heron presenten esta semana una denuncia oficial ante la Oficina Independiente de Conducta Policial sobre la investigación y exijan una disculpa para Peter.

Michael Benson murió en 2011 por causas naturales

Compartir
Comentarios