img
  2021-04-29

¿Lobby o casualidad? El nexo entre el laboratorio Pzifer y Juntos por el Cambio

Desde la oposición, muchos dirigentes exigen que el Gobierno Nacional cierre un acuerdo con el laboratorio estadounidense, en medio de campañas mediáticas.


“A Pfizer le podríamos haber dado las Islas Malvinas”. Hasta ese momento, nadie había ido tan lejos en favor del laboratorio estadounidense. Pero Patricia Bullrich, la presidenta del PRO y ex ministra de Seguridad de Mauricio Macri, lo hizo.

¿Fue un exabrupto o es lobby? Para muchos expertos, se trata de la segunda opción. Y un breve repaso deja en evidencia que el vínculo que existe entre los dirigentes de Juntos por el Cambio y Pzifer. A ellos se suman las campañas de reconocidos periodistas, grandes medios de comunicación y ex funcionarios macristas.



En julio de 2020, el presidente Alberto Fernández recibió al gerente general de la compañía farmacéutica Pfizer, Nicolás Vaquer. Se ponía en marcha la fase de prueba de una de las vacunas contra el coronavirus, a pocos meses de iniciada la pandemia. En pocos meses, podrían llegar millones de dosis. Era esperanzador.

Cinco meses después, las negociaciones con el laboratorio de Estados Unidos se desmoronaron. “Pfizer nos pidió una Ley de Vacunas, y nosotros cumplimos. Y ahora nos piden otra ley para evitar responsabilidades penales, si las vacunas causan daños físicos. Esa inmunidad jurídica no se la vamos a dar. Ellos son responsables de las vacunas. No es el Estado Nacional. El Estado compra y ellos venden. No entiendo por qué tenemos que darle una norma que los pone al margen de las responsabilidades civiles y penales”, explicó el presidente, desde Olivos.

Un funcionario confirmó, en off, que el laboratorio estadounidense tuvo otro pedido más que le puso un punto final a las negociaciones: "Nos ofrecimos a pagar millones de dosis por adelantado, aceptamos pagar un seguro internacional, pero la última petición fue extraordinaria: Pfizer exigió que los activos soberanos de Argentina también formaran parte del respaldo legal. Era una exigencia extrema que sólo había escuchando cuando había que negociar la deuda externa; pero en este caso la rechazamos inmediatamente".

Cuando se supo que ya no llegarían las vacunas de Pfizer al país, Juntos por el Cambio comenzó una campaña en favor del laboratorio. Para entonces, Pfizer ya había firmado acuerdos coN Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, México, Panamá, Perú y Uruguay. Esa era lo primero que repetían desde el partido de Macri.

Tras el escándalo del vacunatorio VIP y la renuncia Ginés González García, en febrero, desde el PRO dieron inicio a la avanzado sobre la compra de las vacunas contra el COVID-19. Junto a Bullrich aparecieron Alfredo Cornejo, Maximiliano Ferraro, Mario Negri, Luis Naidenoff, Juan Manuel López, Cristian Ritondo, Humberto Schiavoni y Miguel Ángel Pichetto.

Un mes después, en marzo de 2021, durante una reunión por Zoom de Juntos por el Cambio, que incluyó al ex presidente desde su habitación y medio dormido, varios sectores del PRO pusieron sobre la mesa el tema de la compra de vacunas por parte de privados y exigieron saber por qué el Gobierno Nacional no había comprado otras vacunas.

El comunicado de Juntos por el Cambio fue dado a conocer varias horas después. En él se pedía que ante la pandemia "la respuesta correcta es la compra diversificada de vacunas, como las que aún no han llegado a nuestro país". Quedaba en claro que se trataba de una cruzada en favor de Pfizer.



Por otra parte, en el comunicado, los líderes del PRO plantearon que estaban dispuestos a "revisar la legislación que pedía la empresa para que se pueda traer la vacuna al país dispuestos a legislar en la materia para adquirir las vacunas del laboratorio Pfizer, que tantos resultados positivos está dando en otros 78 países”. En Twitter, Bullrich publicó el comunicado junto a la frase "Presidente: no tiene excusas".

Hace pocos días, varios periodistas y medios vinculados al Grupo Clarín y a La Nación redoblaron fuerzas en favor de Pfizer. Mientras que Nicolás Wiñazki dio a conocer un memo interno de la empresa en el que se asegura que Argentina podría haber accedido a 13 millones de dosis en julio de 2020; Carlos Pagni, desde su editorial en La Nación aseguró: “Pfizer le ofreció a la Argentina 14 millones de vacunas y el Estado, por las razones que fuera, no las adquirió”.

Además, el conductor de LN+ dijo que "ahora le están dando instrucciones al embajador en Estados Unidos, Jorge Argüello, que es especialmente eficiente y metódico, para ver si puede recomponer las relaciones con Pfizer y conseguir algo de las 14 millones de dosis que rechazamos". Por su parte, en las últimas horas, Marcelo Longobardi afirmó en Radio Mitre: “No sé qué espera Fernández para tomarse un avión y acordar un contrato con Pfizer”.



Esto sucede luego de que la asesora presidencial Cecilia Nicolini confirmara que se retomaron las negociaciones con Pfizer para "avanzar en un posible contrato". Y completó: “Tiene que haber acuerdo entre las partes; no solo ponerse del acuerdo en las cláusulas que en su momento no estábamos de acuerdo, sino tener una propuesta de entrega en tiempo y forma”.

A eso se le sumó la frase de la presidenta del PRO, que aeguró durante una entrevista: "Pfizer no pidió cambio a la ley, lo único que pidió fue un un seguro de caución, como se lo pidió a todos los países del mundo, que es algo razonable. No pidió los hielos continentales... Las Islas Malvinas se la podríamos haber dado".

Tras el repudio de referentes políticos, gobernadores y excombatientes, la presidenta del PRO fue denunciada en Tribunales. Esta vez había ido demasiado lejos en la defensa del laboratorio de Estados Unidos. Incluso estuvo dispuesta a pasar por arriba de la soberanía argentina.

Pero a la pata política, se le sumó la comercial. ¿Existe un nexo económico entre Juntos por el Cambio y Pfizer? Desde el PRO, por lo bajo, señalaron a Miguel de Godoy, el ex jefe de comunicación de Macri y ex titular del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), desde diciembre de 2015 hasta 2018.

Es que Godoy también es el CEO y creador de la agencia MDG, que cuenta con clientes com The Rockefeller Fundation, Mc Donalds, Zucamor, Carrefour, Gol líneas aéreas, Farmacity, Musimundo, Freddo, Contado Sí, Efectivo Sí y, también, al laboratorio Pfizer.

En la página oficial de MDG, entre sus clientes, Pfizer aparece como uno de los destacados. Una aparición muy llamativa en medio de toda la campaña que Juntos por el Cambio realiza en favor del laboratorio de Estados Unidos. Durante sus años como funcionario, De Godoy había abandonado su empresa. Pero volvió en 2018.



"Vivo de mi empresa. Desde que dejé la función pública, volví a laburar", dijo el CEO de MDG. Y completó: "Pfizer hace muchos años que dejó de ser cliente cuando yo entré a trabajar en la función pública"

-¿Por qué figura que Pfizer aparece como uno de los clientes en la web de tu agencia?
-Quedó en la página porque quedó. A veces dejamos a los clientes importantes, pero por desgracia no trabaja con nosotros. Nos encantaría. Como te digo, cuando yo entré a la función pública, Pfizer dejó de trabajar conmigo.

-Juntos por el Cambio exige públicamente que el Gobierno Nacional llegue a un acuerdo con Pfizer y vos formaste parte de ese partido político. Al tener un cliente así, ¿sentís que aparecen los conflictos de intereses?
-Pero por desgracia no es cliente. Y si lo tuviera como cliente, no, la verdad que no sentiría eso porque este es mi trabajo profesional y yo vivo de mi trabajo, como vivía antes de entrar a la función pública.



-Pero, ¿te parece que existe un conflicto?
-Pero por desgracia no tengo Pfizer, y si tuviera a Pfizer no tendría ningún conflicto de intereses. Esto lo digo porque tengo AT&T o tengo Huawei, ¿entendés? Es mi trabajo profesional. Por suerte no vivo de la política, ni tengo cargo, ni asesoría. Vivía de esto antes de entrar a la función pública y después también.

-¿Volverías a la política?
-A la función pública seguramente no. Por supuesto, sigo teniendo amigos. Sigo comulgando con Juntos por el Cambio, eso no ha cambiado en lo más mínimo. Pero no creo que vuelva a la función pública.

-¿Ya no harías nada vinculado a la política?
-Quizá podría colaborar desde afuera con algún candidato en algún momento. Pero no volvería a la función. Yo ya me quedo acá. Ya cumplí con ocho años en la función pública y eso es mucho tiempo en la vida de una persona. Es lo que yo creo. Otros dedican toda su vida. Para mí fueron demasiado. No tengo aspiraciones de ser diputado, ni tener una carrera política.

FUENTE : BigBangNews

Compartir
Comentarios